viernes, 18 de noviembre de 2011

¿Como estimular la memoria de niños en edad preescolar?


A partir del año de vida la capacidad de recordar evoluciona de manera 

imparable. Existen algunas técnicas, como la repetición, que ayudan al niño a

 ejercitar los diferentes tipos de memoria.


ciertas funciones mentales, como la memoria. Tienen una aparición más temprana y más viva de lo que solemos suponer. En realidad, los niños tienen recuerdos ya antes de cumplir un año. Para entenderlo, hay que distinguir diferentes tipos de memoria.




Memoria de reconocimiento 

Consiste en reconocer cosas que ya se han visto antes























Memoria de evocación 
 La aparición del lenguaje hace posible que, al nombrar, puedan evocarse cosas que no están a la vista. Se está consolidando la capacidad de simbolización, que es característica del ser humano y hace posible nuestro desarrollo intelectual y cultural



Memoria de imitación


 A partir del primer cumpleaños los niños pueden imitar las acciones que han visto incluso después de pasados varios días. Estas actividades de imitación tienen que ver con la memoria y a la vez son los primeros juegos de tipo simbólico, es decir, juegos en los que se simulan actividades. Y tanto el lenguaje como el juego están muy relacionados con la capacidad de evocar: la memoria. 
Memoria  autobiográfica 

En torno al segundo cumpleaños los niños  empiezan a usar la palabra «yo», se sitúan a sí mismos en los hechos que recuerdan y crean narraciones que son trozos de su propia vida. 



Recuerdos permanentes 
  • Cuando crezcan, los niños no tendrán recuerdos de estos primeros años. Los recuerdos conscientes más antiguos que conservamos los adultos no son anteriores a los tres años de edad. 
  • Pero hay pruebas de que se guardan recuerdos inconscientes. Por ejemplo, en un niño mayor se pueden detectar reacciones fisiológicas (dilatación de pupila, etc.) si ve fotos de sus compañeros del jardín o kínder, aunque no los reconozca.
Las rutinas les ayudan a estimular su memoria 
  • Hay una manifestación de la memoria de los niños que es muy útil para los padres, y es la facilidad para establecer con ellos hábitos y rutinas. 
  •  Los niños se sienten más cómodos si saben lo que viene a continuación. Usar los mismos rituales para acostarlos, levantarlos, bañarlos, etc., hace que el mundo sea más previsible, ordenado y sencillo para el niño. 
  • Si jugamos a sus juegos favoritos una y otra vez (les encanta la repetición) y les cantamos y contamos a menudo las mismas canciones y pequeñas historias, estaremos ayudándolos a desarrollar su memoria
















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada